firma completa

MISIONEROS EN FORMACIÓN

Experiencias y testimonios en la Formación Vocacional

MI EXPERIENCIA COMUNITARIA DE APOSTOLADO

Publicado Mayo 17, 2019

Por Est. José Alberto Hernández Sánchez, cmf

MI EXPERIENCIA COMUNITARIA DE APOSTOLADO COMO CONFIRMACIÓN DE MI VOCACIÓN MISIONERA

Mi Experiencia Comunitaria de Apostolado la estoy realizando en la Costa Chica de Oaxaca, llegando a la comunidad el 28 de agosto de 2018.

Fui enviado a este lugar para vivir en un contexto distinto al que la ciudad ofrece y en el cual crecí. Los habitantes de este lugar de misión tienen una cultura, cosmovisión y forma de ser Iglesia completamente diferente a lo que yo había conocido, por lo que me siento muy agradecido de haber llegado a este bello lugar de misión.

El fundamento de mi vocación desde el inicio y hasta el día de hoy es la misión, y como San Antonio María Claret mi modelo ha sido Jesús: Quien más y más me ha movido siempre es contemplar a Jesucristo cómo va de una población a otra, predicando en todas partes; no solo en las poblaciones grandes, sino también en las aldeas; hasta a una sola mujer; como hizo a la Samaritana, aunque se hallaba cansado del camino, molestado de la sed, en un ahora muy intempestiva tanto para él como para la mujer (Aut 221); explicando así la alegría que me da estar en las comunidades de la Costa Chica de Oaxaca.

La comunidad ha sido muy importante en esta etapa porque cada uno de los hermanos sigue contagiando en mí ese amor por estar en los lugares de misión. Nuestras concepciones eclesiológicas y pastorales son diferentes entre nosotros pero jamás han sido obstáculo para trabajar con alegría y disponibilidad. Los momentos comunitarios son muy ricos porque nos damos la oportunidad de conocernos a fondo, disfrutamos de la compañía del otro y nos acompañamos en nuestro caminar misionero, lo que favorece a que no nos sintamos solos. La comunidad es la formadora de mi amor a la misión.

La experiencia de apostolado. Se me ha encomendado el trabajo en la Pastoral Juvenil, y analizando los resultados obtenidos hasta el momento se optó por trabajar más de cerca con los asesores y coordinadores de los Grupos de Pastoral Juveniles de las comunidades a quienes se les está formando y acompañando. No trabajé con los grupos porque se ha creado una dependencia patológica con el misionero, quien al dejar la Costa Chica se lleva con él a los Grupos de la Pastoral Juvenil, dejando desánimo y deserción entre los jóvenes. Es importante destacar que los adolescentes de la Costa Chica tienden a saltarse etapas en su vida por cuestiones culturales, familiares u económicas. En estos lugares de misión se cree que la juventud termina a los 17 años, lo que provoca que los jóvenes no estén interesados en pertenecer a un grupo de Pastoral Juvenil. Ante estos retos, se ha decidido trabajar con coordinadores y asesores, para que sean ellos quienes animen, formen, acompañen y evangelicen a los mismos jóvenes, pero esto ha implicado evaluar constantemente el trabajo realizado y modificar los métodos de trabajo, para responder a las necesidades reales de los jóvenes.

Me siento muy contento de estar en la Costa Chica y confío que en un futuro volveré a este lugar porque está llenando de alegría mi vocación misionera, reafirma lo importante que es cada uno de los hermanos de la comunidad, y me alienta a formarme integralmente para responder a las necesidades reales de las personas.

Visto 291 veces

Programa de Radio

anuncio web right

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador