Mensaje de Bienvenida del Padre Enrique Mascorro - MICLA 2019

Publicado Diciembre 02, 2019

Por P. Enrique Mascorro López, cmf
Comparte en  

P. Mathew Mattamattam, Superior General de nuestra Congregación, estimados miembros del Gobierno General y queridos misioneros de MICLA.

Después de las Vista Canónicas generalicias, realizadas a nuestros organismos durante el año por concluir, nos encontramos en este rincón paradisiaco de Medellín. A partir de este momento nos damos la oportunidad de orar, reflexionar y dialogar sobre nuestra riqueza carismática y los retos en nuestra querida tierra de América. Gracias por su puntual asistencia.

Nuestra viña joven, hoy viña joven adulta

El Superior General, en mensaje reciente a la Congregación, recordó, entre otras fiestas próximas a celebrar, el 150 aniversario de la llegada del carisma claretiano a nuestro continente. El tiempo recorrido y los valiosos aportes misioneros, nos dijo, coloca a nuestro Organismo Mayor en un momento privilegiado. El aniversario por celebrar nos coloca en un momento de madurez, con la oportunidad de dar abundantes frutos misioneros. Si acogemos la oportunidad, los próximos años representan para el pueblo de Dios y para nosotros un real Kairós de Espíritu.

Ser testigos más que maestros

El escenario mundial, donde la violencia se manifiesta en la disputa y la descalificación recurrentes, nos reta a dar testimonio de la fe en el Resucitado. Nos preocupa, es verdad, estar a la altura de los tiempos para argumentar el valor de nuestra presencia en el mundo. Aunque, más allá de esto, más nos preocupa la urgencia de convertirnos en verdaderos testigos del Amor Divino a nuestro mundo. Más allá de la defensa de una verdad discursiva nos preocupa ser testigos del Verdadero Dios por quien se vive.

Promoción de la vocación claretiana

El tiempo nos ha alcanzado. Nuestros organismos, desde hace tiempo, viene constatando la disminución de las nuevas vocaciones y, por ende, de nuestro personal. Ante este hecho venimos dedicando recursos y estrategias novedosas para proponer la vocación claretiana. La misma situación nos ha permitido centrar la motivación de la propuesta vocacional. Aunque es importante el número de misioneros, queremos seguir en el mundo para ser fermento del Reino, inspirados en el ejemplo de Claret, el testimonio de nuestro Mártires y de tantos ejemplos florecidos en nuestra viña de América.

Superar la resignación

El Papa Francisco, en distintas publicaciones nos advierte del riesgo de la resignación. Nos dice, “Podemos darle ciudadanía a una de las peores herejías… pensar que el Señor y nuestras comunidades ya no tienen nada que decir a este nuevo mundo” (EG 83). Estos días de diálogo fraterno y de oración confiada al Padre, estamos convencidos, el Señor nos ofrecerá el agua del Espíritu para recrear el entusiasmo misionero y nuestras fuerzas desgastadas.

Desde ahora expresamos nuestra gratitud a los misioneros de la Provincia de Colombia Venezuela. Gracias P. Armando Valencia, gracias a todo tu equipo por recibirnos. 

La Misión compartida

La dinámica del mundo señala la necesidad de trabajar en red. El trabajo individualista y aislado, nos advierte, auguran un fracaso seguro. Para nosotros claretianos, lo dijimos en el pasado Capítulo General, “La misión compartida no es (sólo) una estrategia sino nuestro modo de ser y actuar” en el mundo. (MS 57). MICLA, desde hace tiempo aterriza la Misión Compartida en proyectos puntuales como REBICLAR, SOMI Y VIDA CONSAGRADA, además de otros compromisos como la formación.

Que la ternura del Corazón de María, nuestra Madre y Maestra, la intercesión de nuestro Santo Fundador y la de nuestros Mártires nos permitan vivir con entrega este encuentro misionero.

P. Enrique Mascorro López, cmf

Comparte en  
Visto 317 veces
Pie

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador