MIÉRCOLES DE CENIZA EN LA CALLE

Publicado Febrero 28, 2020

Por P. Ernesto Mejía Mejía, cmf
Comparte en  

El grupo Ángeles de la Calle conformado por el P. Oscar Rodríguez, CMF. Lilia Ferrer, Virma Torres, la Hna. Saula Llamas y Mayra de la Cruz respondiendo a su labor misionera, volvieron a recorrer las calles para visitar a sus amigos y amigas que viven en ellas, pero, ahora llevando a estos jóvenes en situación de vulnerabilidad el signo de la ceniza.

Para ello, a las 12 del mediodía del miércoles 26 el P. Oscar presidió la misa celebrada en el atrio del Templo de San Hipólito y San Casiano. Al término de la misa, el P. Oscar impuso la ceniza a los jóvenes en situación de vulnerabilidad y a otras personas que participaron en dicha celebración.

Terminando la imposición de la ceniza, se prepararon estas discípulas misioneras urbanas y empezaron hacer el recorrido en los lugares-hogar donde los jóvenes en situación de vulnerabilidad viven y desarrollan su vida cotidiana.

Estas misioneras urbanas, ya identificadas y queridas por los jóvenes de calle saludaban y eran abrazadas por más de alguno. Platicaban con ellos y les preguntaban si querían recibir la ceniza. Algunos con gesto de indiferencia decían que no, otros que no sabían qué era eso.

Sin embargo, otros con gesto de seriedad y respeto decían que sí querían recibir la ceniza. Y en diversas posturas, según su microcosmos urbano: sentados, acostados, de pie con olor a “activo”. abrazando a su hijo, tomando de la mano a su pareja, con la mirada hacia el infinito… ponían su frente para que el misionero les impusiera la ceniza.

Estas discípulas misioneras urbanas han descubierto en su servicio que estos jóvenes en situación de vulnerabilidad creen en alguien o en algo, algunos son católicos, quizá, católicos atípicos. Pues, saben que hay un Dios, el Dios de Jesucristo que camina con ellos en su espacio urbano y se relacionan con él bajo su propia cosmovisión y a través de sus propios códigos y lenguajes, por muy raros que pudieran parecer.

Así, las calles y estos jóvenes en situación de vulnerabilidad al ser creyentes y recibir la ceniza hacen presentes los nuevos areópagos urbanos y a ver esos espacios-hogar como lugares teológicos. Y qué bueno que ahí está presente la Iglesia, que ahí están presentes los Misioneros Claretianos en misión compartida.

Esos jóvenes limpiando parabrisas, esas madres jóvenes llevando en sus brazos a sus hijos, esos jóvenes lisiados… son los rostros de Cristo en las aceras de esta ciudad. ¿Y cómo en este Miércoles de Ceniza hablarle a esta población urbana de ayuno y abstinencia, cuando en muchos momentos de su vida el ayuno y la abstinencia es su “pan de cada día”?

Así, en misión compartida quienes conforman la Procura: Rocío Torruco, Lourdes Alanís, Juana Leonardo, Cesar González, Silvia Hernández, Irene Laris y Geraldine Castillo se unieron a esta misión urbana acompañando al grupo Ángeles de la Calle y compartiendo con esos rostros de Jesucristo y pisando esos areópagos urbanos una torta, un jugo, una manzana y el corazón.

Después de compartir la ceniza por las calles todas estas misioneras discípulas urbanas en compañía de algunos jóvenes de calle y por los misioneros Oscar, Mario y Ernesto se congregaron en un salón del Templo de San Hipólito y ahí disfrutaron de una sencilla y fraterna comida de “traje”.

La Virgen siga impulsando a estas discípulas misioneras en la urbe y a los demás grupos de Solidaridad y Misión.

Comparte en  
Visto 222 veces
Pie

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador