Logo Claretianos

CON EL PUEBLO DE AMÉRICA, PROCLAMA LA ALEGRÍA PASCUAL

Publicado Abril 04, 2021

Por Equipo SOMI-MICLA

Hay muchos hombres y  mujeres que viven desfigurados por el hambre, los malos tratos, los prejuicios, la discriminación y la consternación política total.

"Él ha resucitado de entre los muertos, y he aquí, te precede en Galilea; ahí es donde lo ves" (Mt 28,7)

Con la pandemia covid-19, los signos de muerte e injusticia se extendieron por todos los continentes. Hay muchos hombres y  mujeres que viven desfigurados por el hambre, los malos tratos, los prejuicios, la discriminación y la consternación política total. Son hombres y mujeres de dolor y sufrimiento. En ellos y en ellos contemplamos la presencia de Jesús Crucificado, el Siervo Sufriente: "Fue despreciado y abandonado por los hombres, un hombre sujeto al dolor, familiarizado con el sufrimiento, como una persona de la que todos esconden sus rostros" (Is 53, 3).

¡Es Pascua! Cristo se levantó de entre los muertos y nos precede en Galilea. Galilea es el lugar de la vida cotidiana, son los caminos que caminamos todos los días, son los recovecos de nuestras ciudades donde el Señor nos precede y se hace presente. Así que queremos proclamar la alegría de la Resurrección, pero…

¿Cómo podemos proclamar la Mañana de la Resurrección en las calles de nuestras ciudades ante tantas muertes?

A través de la historia de Hermelinda, una joven de 25 años, parecida a la de tantos jóvenes que permanecen en situación de calle. Hermelinda, sin familia, vive en una situación de vulnerabilidad. Sin embargo, Hermelinda tiene un amigo, también en una situación vulnerable: Víctor. Podemos encontrarnos con ellos en la intersección de la calle Juárez y la calle Victoria en la Ciudad de México. Víctor limpia los parabrisas de los coches que se detienen en los semáforos. Con el dinero que gana, compra comida para él y Hermelinda, que no puede caminar por sí misma. Necesita una silla de ruedas para moverse. La historia de Hermelinda ha llegado a P. Mario González, misionero claretiano y rector del templo de San Hipólito, a través de Rocío y Javier, del Grupo Procura CMF. Con el apoyo de los colaboradores consiguió una nueva silla de ruedas. Ver la alegría de Hermelinda por recibir esta silla de ruedas es razón para cantar.

¿Cómo podemos  proclamar la Alegría Pascual con los pueblos en este tiempo marcado por tantas penas, violencia y aislamiento?

Como los obispos de Cuba, en el mensaje del 12 de diciembre de 2020, con una lista de deseos o buenas noticias que consideren prioridades para Cuba. Entre estos deseos, piden que la intolerancia de lugar a una saludable pluralidad, el diálogo y negociación entre quienes tienen diferentes posiciones y criterios; que las cosas cambien para bien y en paz; que la aflicción de conseguir alimentos se convierte en un compartir sereno del pan diario en familia; que se evite la violencia, la confrontación, el insulto y la descalificación para crear un ambiente de amistad social y fraternidad universal; que el anunciado ajuste de la economía nacional, lejos de aumentar las preocupaciones de muchos, ayude a cada uno en el sustento de su familia con un trabajo decente, con un salario suficiente y con la justicia social necesaria; que los cubanos no tengan que buscar fuera del país lo que pueden encontrar en su interior; y que cesen los bloqueos externos e internos.

Como Karelly Andy Mañuri, un niño de 12 años, en Atalaya Ucayali, Perú. Con la pandemia tiene que estudiar virtualmente por medio de la Televisión o por la radio. Él ha proclamado la alegría de la Pascua con una carta de agradecimiento al proyecto de apadrinamiento que le permite tener alimentos y ayuda para la educación.

¿Cómo podemos proclamar la Luz Pascual ante el grito de la Madre Tierra?

Como la comunidad claretiana de Ingeniero Jacobacci, en la provincia de Río Negro, Argentina. El equipo de Justicia y Paz (JPIC) de esta comunidad lleva varios años luchando por la defensa del agua y el territorio, con la participación en asambleas, con la participación de vecinos, sindicatos, educadores y miembros del pueblo mapuche, etc., contra el extractivismo. Actualmente, con una iniciativa popular, buscan detener el megaproyecto minero Calcatreu.

Como el fórum del Movimiento Católico Mundial por el Clima, celebrado el 17 de marzo pasado, donde trató el acuerdo de Escazú. Los misioneros claretianos de Solidaridad y Misión de Perú-Bolivia han participado porque están involucrados con el tema del extractivismo y quieren que la República de Perú, que todavía no ha ratificado el acuerdo, pueda hacerlo.

¿Cómo proclamar la esperanza en vidas invisibles?

Como el Proyecto Mesa Fraterna, en la ciudad de Curitiba, Brasil. Este proyecto, liderado por la Pastoral para la Población en Calle, de la Archidiócesis de Curitiba, cuenta con más de 50 voluntarios y desde el inicio de la pandemia ha servido más de 50.000 comidas a la población sin hogar, con una media diaria de 200 personas. La población vulnerable tiene acceso a un espacio público, con comida gratis, lavabo para desinfectar sus manos y la posibilidad de sentarse a la mesa a comer. Además, hay atención social con derivaciones para la regularización de documentos, comunidades terapéuticas, programas de subsidios para la población vulnerable, especialmente en la época de la pandemia, entre otros.

Como el Centro San Romero de América en Ciudad Juárez, que atiende actualmente aproximadamente 60 personas (hombres, mujeres, y niños) que han migrado de sus países de origen, de otras fronteras lejanas, buscando un futuro mejor. Allí reciben acogida, asistencia, protección, integrándolos mientras consiguen atravesar fronteras y llegar a destino.

Continuemos cantando con todas las personas que continúan la misión de atesorar, servir y amar la vida que clama en las calles y en los campos, en tantos cuerpos humanos con nombres, historias, sueños y deseos. ¿Qué otras señales de Vida hay en tu comunidad, en tu barrio, en tu pueblo, que cantan la esperanza del Resucitado? Continuemos nuestra lucha pascual en las "Galileas" de nuestro continente, con la certeza de que Cristo resucitado nos precede.

¡Felices Pascuas!

Visto 576 veces

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador