Logo Claretianos

LOS CLARETIANOS EN FORMACIÓN EN LA FIESTA DE SAN JUDAS TADEO

Publicado Noviembre 01, 2021

Por Est. Eduardo González Martínez, cmf

Dentro de nuestro proceso formativo inicial, los claretianos tenemos diversas formas de apostolado, para un mejor acompañamiento al pueblo de Dios en el trabajo pastoral que desempeñaremos de manera más concreta al culminar los estudios previos a la profesión perpetua o el ministerio ordenado.

En este sentido, los estudiantes de teología ubicados en la Ciudad de México, tuvimos la oportunidad de vivir esta experiencia apostólica en el Templo de San Hipólito; el motivo fue la fiesta de San Judas Tadeo, ya que es la sede de la devoción al santo de los casos difíciles. En esta oportunidad que se nos brindó pudimos notar una gran afluencia de personas, que acudían con fe ante la presencia de San Judas, trayéndole sus necesidades, preocupaciones o acción de gracias por algún favor concedido.

El ambiente que se vivía tanto dentro como fuera del templo era de alegría, pues, fuera había una gran cantidad de gente esperando ingresar al templo junto con la música del mariachi, y dentro, bastante gente que entraba en un ambiente de oración durante el poco tiempo que podía permanecer ahí. Algunos de los signos que llevaban las personas eran las tradicionales imágenes del santo de todo tipo de material, tamaño y textura, junto con los rosarios y los arreglos florales de variado tipo y tamaño, como muestra de agradecimiento profundo por el “milagro”.

En medio de esta alegría y festividad, los estudiantes nos dedicamos a atender a las personas haciendo la aspersión del agua bendita por ambos lados de la nave; y es que como pueden leer en las líneas anteriores, la gente tenía bastantes signos que querían se les bendijeran para llevar a sus hogares o regalar fuera del templo. Otra de las características notables es que acudía gente de otros estados del país, iban a agradecer la posibilidad de ir al templo a conocer al santo de su devoción.

Con todo lo anterior, cabe decir que, esta experiencia de compartir con el pueblo de Dios una parte de su devoción a San Judas, hace recordar las raíces de nuestra vocación, debido a que la vocación de algunos de nosotros tiene sus orígenes en la religiosidad popular, puede que sea a San Judas u otro tipo de devoción. Y, por ende, volver a las raíces es un motivo para avivar nuevamente la llama de la vocación como misioneros claretianos, que queremos extender el Reino a todos los hombres.

Por otra parte, también es necesario aprender del pueblo de Dios a conocer y experimentar a Dios como ellos, ya que uno de los riesgos es racionalizar bastante el conocimiento de Él, pero no conocerlo desde la experiencia de encuentro en relación con todos los que formamos parte de esta Iglesia peregrinante al encuentro con Dios en la vida eterna.

Agradecidos por este momento de memoria y encuentro, pedimos la intercesión de San Judas Tadeo por el bien de nuestro país y todas las personas que por medio de él acuden a Dios ante sus problemas y angustias para ser consolados y fortalecidos.

 

 

Visto 260 veces

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador