Imprimir esta página

TRANSFORMARSE O ACOMODARSE: LAS ENCRUCIJADAS DEL ESPÍRITU

Publicado Julio 17, 2021

Por P. Miguel Ángel Portugal A, cmf
Imprimir | Enviar por Email

Reseña Ejercicios espirituales 2021, Impartidos por el P. Rodolfo Morales, cmf, en esta ocasión trasmitidos de modo virtual para la provincia de México.

Durante la semana del 12 al 16 de julio estuvimos ejercitando el espíritu y revisando la vida de una provincia que se siente fuertemente cuestionada y desafiada por las grandes mociones del Espíritu que la va guiando en su caminar misionero.

Las líneas conductoras de este tiempo de gracia se vieron interceptadas por una palabra simple pero urgente, desafiante pero necesaria... esta categoría logró hacer vibrar nuestras fibras claretianas desde lo más profundo: "PROGRESO"

Podemos recurrir a la utilización de palabras sinónimas, supletorias o complementarias como: proceso, desarrollo, dinamismo, crecimiento, transformación, avance, etc., sin embargo este hilo conductor nos obligó a abordar nuestros proyectos, provincial, comunitario y personal desde las distintas etapas y circunstancias que cada cual estamos viviendo.

Este progreso que en la mayoría de los ejercitantes vimos necesaria y hasta urgentemente, no se da en estado puro ni en crecimiento permanente, ya que muchas veces estará mediada por la "crisis" que deja en evidencia conductas "externas y moralistas" para adentramos en lo profundo de un llamado que hace el Dios de la vida y va irrumpiendo en nuestra existencia con una propuesta que exige respuestas permanentes.

La provocación más contundente fue "ponemos en camino"... reiniciando con esto nuestras expectativas y recreando nuestra vocación misionera. Con esta actitud receptiva, nos dimos cuenta de la obra que Dios que se va realizando en nosotros a modo de una historia por recuperar y un itinerario por continuar.

El discernimiento de espíritu nos sigue interpelando para alejarnos de la mediocridad, abriéndonos a una dimensión eclesial surgida por la caridad de Cristo que todo lo abrasa. Colaboramos así, en el proyecto del Reino al cual hemos sido llamados como servidores de la Santa Palabra en misión compartida. En el seguimiento de Cristo nos vamos configurando en un proceso de crecimiento humano y espiritual, que se ve alentado, pero a la vez desafiado por la vida apostólica de Claret, quien nos sigue invitando a “enamorarnos de Jesucristo para realizar la obra de Dios”.

Una espiritualidad que apunta a la madurez evangélica sólo tendrá su culmen en el compromiso fraterno que hace del misionero testigo de la humanidad-divinidad de nuestro Dios. La gratitud seguida de la "gratuidad" será en definitiva una antesala de la contemplación, que nos propicia el abandono desde una actitud de silencio orante y fecundo.

Este caminar en el Espíritu desarrolla en nosotros un proceso de transformación que impulsa nuestro servicio misionero otorgándole su verdadero significado apostólico que se encuentra contenido en nuestro ADN claretiano, y que hemos heredado de nuestro fundador.

Sin lugar a dudas este itinerario de lo espiritual al compromiso apostólico será la impronta de una madurez en el seguimiento, que nos capacita a sobreponemos a toda crisis, elaborando nuevas síntesis que nos hacen avanzar en la vocación a la que hemos sido llamados en comunidad misionera.

La caridad y la acción del Espíritu serán gracias abundantes para nuestro crecimiento espiritual y nuestra vida apostólica.

Visto 298 veces